Criado en el madrileño barrio de Lavapiés, sexto de ocho hermanos, empecé a espabilarme como oficial de la Armada, tras cursar los correspondientes estudios en la Escuela Naval Militar entre 1975 y 1980, en el destructor Almirante Ferrándiz.

También embarqué como oficial en el dragaminas Duero, el destructor Blas de Lezo y en la corbeta Diana. He sido comandante del dragaminas Júcar, el remolcador Cartagena, el patrullero de altura Alborán y la fragata Santa María.

Me especialicé en Comunicaciones Navales Militares en la E.T.E.A.

En tierra he estado destinado en el Cuartel de Instrucción de Marinería de Cartagena, en la Escuela Naval Militar como profesor de Táctica y Comunicaciones y Secretario del Centro, en el Centro de Comunicaciones de la Armada en Madrid, en el Estado Mayor de la Armada (Divisiones de Logística y CIS), en el Estado Mayor de la Defensa (Jefatura de Sistemas) y en el Cuartel General de la Armada como Ayudante Mayor.

Ya en la reserva he sido Director-Gerente de la Residencia y Alojamientos Logísticos de la Armada en Madrid y Director de la Biblioteca Central de la Armada.

Aficionado al bricolaje en general y al modelismo en particular, apasionado por la música, en concreto por la música “buena”, soy fiel seguidor de los pormenores de Johann Sebastian Mastropiero y del conjunto de instrumentos informales Les Luthiers desde que hicieron su aparición por España, allá por el año 1974.

Menú