De mi puño y letra
Comunicación
Gonzalo Jiménez Tapia
Periodista e historiador

Detrás del uniforme hay personas

Cultura de Defensa: una mirada más allá del uniforme y el armamento

La divulgación de la cultura de defensa tiene que hacerse de forma conjunta entre la sociedad civil y los propios miembros de las Fuerzas Armadas, y creo que deben ser estos últimos los que cuenten de primera mano su labor diaria al servicio de España, es decir, de todos los ciudadanos españoles. Desde el mundo civil son varios los periodistas especializados y divulgadores que se dedican a ello, como Carlos Delgado Fernández, al frente de El camino de los héroes, y yo también desde hace poco, por eso me ha pedido que explique a su comunidad mi relación con la cultura de defensa. Aunque lo utilizaré como excusa para mostrar mi visión sobre cómo trabajar la cultura de defensa. 

Hace algo más de dos años en España se estaban conmemorando los 500 años de la primera vuelta al mundo de Juan Sebastián de Elcano a través de varias exposiciones, actividades y eventos. Como parte de las iniciativas impulsadas por la Armada, el buque-escuela que lleva el nombre del ilustre marino emuló la gran gesta durante su XCIII (2020-2021) crucero de instrucción y navegó por la misma ruta seguida por Magallanes y Elcano cinco siglos atrás.

El objetivo sería hacer una crónica multimedia de la vida a bordo y del viaje, para emular el concepto de crónica de Pigafetta cinco siglos después.

Estuve pendiente de la travesía desde España y se me ocurrió proponerle a la Armada un proyecto para el siguiente crucero. Escribí un correo en el que solicité «embarcar en el Buque Escuela Juan Sebastián Elcano. El objetivo sería hacer una crónica multimedia de la vida a bordo y del viaje, para emular el concepto de crónica de Pigafetta cinco siglos después». Tras varias conversaciones aquella idea se convirtió en realidad. Así nació el proyecto Martín de Ayamonte y embarqué a bordo de Elcano durante los cinco meses que duró el XCIV crucero de Instrucción. A bordo descubrí una forma de vida muy diferente a la del mundo civil, aprendí como era el trabajo diario, los valores que practicaban y gran parte del funcionamiento y estructura que regía a bordo y en la Armada. El resultado de aquello fue una crónica desde el buque para varios medios, a modo de cuaderno de bitácora que se publicó en varios medios y redes sociales. 

A bordo descubrí una forma de vida muy diferente a la del mundo civil.

Cuando desembarqué me di cuenta que todo eso que yo había contado era desconocido para la mayoría de españoles. Desde entonces mi objetivo ha consistido en informar sobre la parte más humana de las Fuerzas Armadas, mostrar los valores, la personalidad y el trabajo que hay detrás del uniforme, eso también es cultura de defensa. Con esto quiero decir que la información de defensa no debe limitarse al armamento, equipamiento o noticias puntuales sobre despliegues.

Cuando desembarqué me di cuenta que todo eso que yo había contado era desconocido para la mayoría de españoles […] [M]ostrar los valores, la personalidad y el trabajo que hay detrás del uniforme, eso también es cultura de defensa.

De una forma transversal es importante profundizar en cómo funcionan las unidades, los perfiles profesionales que existen y cómo es la vida militar. Es algo que ya hace el Ministerio de Defensa y las oficinas de comunicación social de Tierra, Armada y Aire se han modernizado para llegar a un mayor público. Un ejemplo claro son los informativos semanales que hacen Armada y el Ejército de Tierra, o perfiles en redes sociales como el del Cabo Cook – que sube vídeos sobre su trabajo preparando las raciones y las comidas de su unidad –, o la importante labor divulgativa de los museos y los institutos de historia y cultura naval y militar, entre otros organismos. Además, considero que los Oficiales de Información Pública (PIO) destinado en las misiones (buques, misiones en el extranjero, unidades) han facilitado el acercamiento de la ciudadanía a las diversas unidades en los últimos años, y sin ellos sería muy difícil acercar la labor de las unidades al mundo civil. Al igual que la proyección de fuerza es necesaria para evitar conflictos, la comunicación a través de nuevos formatos es esencial para fortalecer la cultura de defensa.

Al igual que la proyección de fuerza es necesaria para evitar conflictos, la comunicación a través de nuevos formatos es esencial para fortalecer la cultura de defensa.

Aunque esa labor informativa recae en los periodistas y divulgadores civiles, después de mi relación con el mundo militar creo que es esencial que se incrementen entre los militares los perfiles destinados a la comunicación para mejorar ese trabajo de divulgación. Por mi parte, he realizado nuevos embarques, entrevistas y artículos sobre la historia y el presente de las fuerzas armadas. Aunque queda mucho camino por recorrer.  

Gonzalo Jiménez Tapia
Periodista e Historiador

– Fin –

Las novedades de El camino de los héroes a un clic.

PAGE TOP