Vista de la popa del acorazado Maine. La explosión de una de sus calderas propició la guerra Hispano-americana.